EL GENERAL JOSÉ DE LA CRUZ PORFIRIO DÍAZ MORI, NO FUE UN TRAIDOR VENDE PATRIAS
EL GENERAL JOSÉ DE LA CRUZ PORFIRIO DÍAZ MORI, NO FUE UN TRAIDOR VENDE PATRIAS
 

 
HISTORIA DE MÉXICO, LA NO CONTADA
CAUSAS POR LAS CUALES SE DETONA EL MOVIMIENTO INSURGENTE EN 1810
APUNTES BREVES DE LA HISTORIA NO CONTADA
LA REVOLUCIÓN MEXICANA
EL GENERAL JOSÉ DE LA CRUZ PORFIRIO DÍAZ MORI, NO FUE UN TRAIDOR VENDE PATRIAS
CONFERENCIAS Y CURSOS A DISPOSICIÓN
ENLACES DE INTERÉS
EL GENERAL JOSÉ DE LA CRUZ PORFIRIO DÍAZ MORI
NO FUE TRAIDOR A LA PATRIA, NI LA PERSONA NEFASTA QUE LA HISTORIA OFICIAL NOS HA HECHO CREER
Imagen
Hacia 1911 ya iniciada la revolución maderista y meditando bien las cosas, siempre queriendo y procurando lo mejor para el país Porfirio Díaz dice: “Si va a haber violencia por mi culpa, yo renuncio” y así lo hizo.

Algo que no se dice de Díaz es que era gran seguidor y admirador de Don Benito Pablo Juárez García y hasta 1900 el pueblo no estaba harto de Díaz, sino hasta el año de 1907 que hay una caída del precio de la plata, existiendo crisis económica en México.

Desde 1810 hasta 1876, que Díaz toma el poder, México llevaba 66 años en guerra continua, todos contra todos liberales y conservadores y los intereses extranjeros en contra de México.

Díaz trajo lo que todos anhelaban, la paz lográndola en dos años y lo hace simplemente ampliando la ley, ya que establece leyes muy estrictas cumpliéndolas y haciéndolas cumplir.

Uno de los grandes problemas en ese entonces eran los bandoleros y salteadores de caminos, Díaz declara la pena de muerte para todos ellos y todo árbol en el país es una posible horca. Cuando empiezan a haber ahorcados, se acaban los asaltos y el robo de ganado, haciendo más transitables los caminos, además de poner al mando de las Fuerzas Rurales al general Mariano Antonio Guadalupe Escobedo de la Peña.

México durante el porfirismo fue una nación respetada, con crédito a nivel internacional, otorgando una gran confianza en todo el mundo y siendo considerado un gran país por la opinión mundial.

En la época del porfiriato había tres monedas: el Dólar norteamericano, la Libra Esterlina y el Peso mexicano, eran las únicas tres monedas que se aceptaban en todo el mundo.

En esa época México era el primer productor de plata, de azúcar, mango y naranja en el mundo. Se refinaba petróleo y México le vendía a Estado Unidos derivados del petróleo.

Díaz al construir más de 30,000 kilómetros de vías férreas, logra comunicar y unir todas las regiones del país que prácticamente eran autónomas; reactivó el comercio interno y externo, México se industrializaba y comercia con Japón, China, Europa, Estados Unidos y Sudamérica.

Cierto es que había una gran injusticia social, aún así a Díaz la gente lo quería y respetaba. En 1896 Díaz termina de pagar toda la deuda que se debía, México finalmente va a ingresar a la orquesta de las naciones civilizadas.

En 1909 el Presidente de la República, el general Porfirio Díaz se entrevistó en el Paso, Texas y en Ciudad Juárez, Chihuhua, con el presidente de los Estados Unidos William Howard Taft, es ahí donde comienza el derrocamiento del presidente Díaz. Cuando Taft le pide a Díaz que no se lleve a cabo el proyecto del Canal Seco de Tehuantepec que competiría con el Canal de Panamá, Taft también pidió que se le diera una base militar a Estados Unidos en Baja California Sur, para que desde ahí se pudiera infiltrar en Centroamérica y Díaz le dice que no a todas estas “peticiones”, aparte de que Taft le solicita a Díaz una devaluación del Peso ante el Dólar ya que un Peso costaba dos Dólares, Díaz se niega a hacerlo.

Taft le pide algo más importante Díaz, que su gobierno le deje de comprar el armamento del ejército mexicano al recién nacido Imperio Alemán y mejor se lo comprara dicho armamento a Estado Unidos, a lo cual Díaz no accede.

Taft pidió que se le dieran concesiones especiales a las empresas norteamericanas para extraer petróleo mexicano, a lo cual Díaz también se negó porque el petróleo mexicano lo extraía un particular inglés llamado Weetman Dickinson Pearson, mejor conocido por Lord Cowdray, (fundador del Hospital ABC, que se crea en su honor), Díaz jamás se doblo ante nada y ante nadie.

La deuda que paga Díaz es de 220 millones de Dólares, en un México que en ese entonces su producto interno bruto anual era de 20 millones de Dólares, el 10% de lo que se debía y Díaz al traer la paz, logra el orden y el progreso,el cual sera su lema.

Paz, orden y progreso, se refleja en la industrialización, trabajo y ingreso, por lo cual Díaz pudo pagar la deuda del país.
Imagen