LA REVOLUCIÓN MEXICANA
LA REVOLUCIÓN MEXICANA
 

 
HISTORIA DE MÉXICO, LA NO CONTADA
CAUSAS POR LAS CUALES SE DETONA EL MOVIMIENTO INSURGENTE EN 1810
APUNTES BREVES DE LA HISTORIA NO CONTADA
LA REVOLUCIÓN MEXICANA
EL GENERAL JOSÉ DE LA CRUZ PORFIRIO DÍAZ MORI, NO FUE UN TRAIDOR VENDE PATRIAS
CONFERENCIAS Y CURSOS A DISPOSICIÓN
ENLACES DE INTERÉS
HISTORIA NO CONTADA DEL PORQUÉ FUE
Imagen
imagen
imagen
Cuando el presidente José de la Cruz Porfirio Díaz Mori se percata que empieza haber derramamiento de sangre por la revuelta que inicia Francisco Ignacio Madero González, cuando este se encuentra en los Estados Unidos, Díaz renuncia.

Díaz al haber accedido a las “peticiones” de Taft, empieza su declive político, el cual terminará con su renuncia a la presidencia.

En los puertos de México hay cinco buques destructores norteamericanos y esta información hasta la fecha no es muy conocida, pese a lo que dice la “Historia Oficial”, por así convenir al sistema, Díaz no fue un vende patrias y jamás dejó que le impusieran lo que debía hacer.

Díaz fue un patriota y defensor de su país, gracias a él tenemos agua, electricidad, industria y fue el presidente que unió el Golfo con el Pacífico a través de las vías férreas.

Para este momento se encuentra Don Francisco Indalecio Madero Hernández, padre de Francisco Ignacio Madero González, haciendo negociaciones con un grupo de poderosos entre ellos Edgar Speller y los representantes de la compañía Standard Oil y con miembros de la Secretaría de Estado de la Unión Ammericana. Philander C. Nox era el Secretario de Estado en ese momento y al padre de Madero lo acompaña Francisco León de la Barra que, cuando sale Díaz del país León de la Barra, va a ser el presidente interino de México.

De la Barra convoca a elecciones para que gane Francisco Ignacio Madero González.

Cuando Estados Unidos se da cuenta que Madero no es quien va a poner orden en México y aceptan que se han equivocado, viene entonces el Pacto de la Embajada, donde se acuerda quitar a Madero.

Estados Unidos busca a los generales que no concuerdan con Madero y son tres los más representativos: Félix Díaz (sobrino del presidente general Porfirio Díaz), Bernardo Reyes y Victoriano Huerta, quien escolta a Díaz hasta Veracruz para ser exiliado en 1911.

Bernardo Reyes es asesinado por órdenes del general Lauro Villar al querer tomar el Palacio Nacional el domingo 9 de febrero de 1913.

Félix Díaz se refugia en la Ciudadela. Madero cree ingenuamente que Huerta está de su lado y le ordena atacar a Félix Díaz, dichos generales ya se habían puesto de acuerdo.

La Decena Trágica dura del domingo 9 al miércoles 19 de febrero de 1913, son 10 días de un fingido tiroteo y bombardeo sobre la Ciudadela, donde se supone que Huerta tiene sitiado a Félix Díaz para que se muera de hambre, él y sus hombres, cuando en realidad sí le llevan comida todos los días.

Madero viaja al Estado de Morelos y va por el general artillero Felipe Ángeles, quien acompañará a Madero y a José María Pino Suárez, en Palacio Nacional en su cautiverio hasta los últimos momentos del presidente y vicepresidente.

El general Felipe de Jesús Ángeles Ramírez, es quien saca a punta de cañonazos a Félix Díaz de la Ciudadela ya que él sí dirige sus ojivas a punto real y no como Huerta que sus cañonazos pegaban en los alrededores del lugar del sitio.

El hecho era quitar a Madero de cualquier forma, Huerta se encarga de ellos y se va a la última consecuencia que es asesinar a Madero y a su hermano Gustavo Adolfo Madero junto con Pino Suárez y éste fue el gran error de Huerta.

A Madero se le destrozó el país, no ponía orden en ningún lado, nadie lo reconoce, solo Francisco Villa (José Doroteo Arango Arámbula) y esto porque Villa se sentía culpable de su pasado lleno de delincuencia, Madero le decía que ése pasado no era culpa suya, si no del régimen. Que purificara su alma y lo hiciera al servicio de la revolución maderista.

Emiliano Zapata Salazar, desconoce a Madero cuando éste no cumple con el reparto de tierras.

También otros generales como: Pascual Orozco Vázquez, Félix Díaz Prieto, Bernardo Doroteo Reyes Ogazón, también desconocen a Madero.

José Victoriano Huerta Márquez junto con Aureliano Blanquet dan el golpe de estado. Cuando asesina al presidente Madero y al vicepresidente Pino Suárez, el sábado 22 de febrero de 1913, es cuando realmente inicia la Revolución Mexicana.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, El Congreso y casi todos los estados de la República, reconocen la presidencia de Huerta; es el Barón de Cuatro Ciénegas, Don Venustiano Carranza Garza quien no lo reconoce y esto porque a Carranza no se le concede el puesto que había pedido, el ser Ministro de Guerra y Marina, ese puesto ya se le había otorgado a Pascual Orozco Vázquez, entonces es cuando Carranza desconoce a Huerta, se le une Zapata tratando de conseguir sus tierras, tambien se une Villa para vengar a su amigo Madero y otros más, con la única intención de quitar a Huerta.

Una vez expulsado Huerta del país se empiezan a pelear entre ellos, es la gran matanza revolucionaria desde 1913 hasta 1920.

El embajador de Estados Unidos en México, Henry Lane Wilson, termina trabajando para los intereses de Inglaterra, él mismo y sus acciones traicionan al gobierno estadounidense.

Taft actuó también en beneficio de los intereses británicos y el hermano de Taft era socio de la compañía Pearsons & Son, que era la propietaria de la Mexican Eagle, que terminaron en convertirse en Pemex, esta era de las más grande productora de petróleo en aquel momento comparándola con la Anglo Persian Oil de Irán, quien tiene un destino parecido al mexicano sólo porque tenían petróleo.

Quién hace la mitología revolucionaria es el general Lázaro Cárdenas del Río.
Imagen